Documentación

Nos definimos por lo que estudiamos e investigamos. Durante este proceso nos conocemos más a nosotros mismos, de ahí que debamos aportar a la tesina un punto de vista distinto, original o revolucionario, o bien tratar asuntos novedosos sobre los que existe poca literatura especializada. En esta relación entre el tema y el enfoque elegido es donde se define nuestra personalidad intelectual.

En cualquier caso, es preciso documentarse siempre. La apatía debe evitarse: la búsqueda y organización de la información significa profundizar en lo que conoces o crees saber.  Se deben recopilar todos los datos y opiniones que puedan ser relevantes para el tema elegido. Se incluyen aquí libros o artículos leídos, exposiciones sobre el arquitecto o período tratado, la visita a una obra… No hay que olvidarse de que aunque las afirmaciones sean novedosas, éstas han de documentarse siempre, apoyándose en datos y hechos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s